martes, septiembre 15, 2009

Circo


Como un circo que visita ciudades olvidadas
busco que el destierro y la soledad
sean menos dolorosas.
Mi mirada de maniquí sin ojos
pretende diluir las penumbras
que se cosen cortinas en mi espera
antojando una caída certera
al abismo ilusorio de los palcos.
Mi trapecio se partió
en sus caderas filosas
,
aprendí con sus besos el vértigo de la altura,
de su cuerpo la mirada a espejos sin destinos,
de mis besos el mareo del vacío
y de las carcajadas del mundo
alimenté mis escarpados juegos riesgosos.
Una fuerza iracunda de elefante lastimado
se fue timbrando en mi meñique,
recuerdo que sus manos eran boletos
para las gradas del incendio.
Les diré que soy un circo sin trapecio,
un elefante lastimado,
un recinto movible que perdió su fuerza de juego,
su rugido de tigre,
las risas, los equilibristas,

los payasos, los ilusionistas, los magos.
En este espacio hubo magia…
y también trucos.

Domadora que cumplió con su vocación.
Di vueltas y dancé a su mandato,
salté sin pensarlo por su aro de fuego,
metí mi cabeza en el león,
lancé cuchillos con mis ojos tapados.

El camino sigue acostado sobre el terreno
,
se muda el circo a otra ciudad olvidada.
Sepan ustedes querido público,
que la fantasía caducó,
la hipnosis quebró
y puedo jurar,
por cada espina de acero
que me crece en la carne,
que no seré nunca más
una carpa sobre su espalda.

12 comentarios:

Tink ,· ¨ · . . * dijo...

Increíble, de verdad. Bravooo!!

Amarilis Tavarez Vales dijo...

Hola... hacia tiempo no te veia por aqui. Como siempre, es una alegria leerte. Gracias por tus palabras.

José Miguel dijo...

Me fascinó la forma en que tus letras describen esa relación fracasada. Ese jugar de palabras alimentaron mi imaginación. Te felicito. Disculpa que no te haya contestado antes, me gusta leer de todo un poco. Te agradezco tus palabras de tu visita anterior. Muy agradecido.

Carmen Zeta dijo...

Niña:
¡Cómo duele el dolor! Menos mal que tenemos la palabra, el arte, que ayudan a sanar y salvan. No dejes de escribir. El poema está repleto de imágenes hermosas y tiene todas las lágrimas detrás.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

"Maniquí sin ojos"... "espejos sin destino"...Dios!, qué demoledor! Peor, cuando se sabe de lo que hablas con toda la carne y los huesos.

Qué grande tu pluma y qué maravilla seguir comprobándolo.

Un beso lunar.
(*

Amarilis Tavarez Vales dijo...

José. Este poema es parte de un ejercicio que tuve que hacer para un taller. Confieso que ha sido sanador.

Carmen... que alegría leerte!!!! Vi en fotos que estuviste en la presentacion de Carlos y no te vi. :( Cómo duele el dolor!! Voy sanándo poco a poco. Un abrazo enorme!

Anonimo, quien no ha sentido esto? Beso lunar.

A.

lucille dijo...

BRAVO POR LA LETRA Y BRAVO POR QUIEN LO RECITA BRAVO
ONDINA

Robërto Loigar dijo...

Encantador espacio,
Me encantan las metáforas como describes los sucesos.

Abdiel Echevarría Cabán dijo...

Brava!

Kristina Medina Vilariño dijo...

un motivo medieval, y una autora posmoderna. me gusta esa mixtura.

Kristina Medina Vilariño dijo...

esa misma frase q citas en los textos del fotomontaje es la q me gusta " hubo magia y tambien trucos"
donde ha qdado la mujer barbuda y los enanos, todos ahora politicamente incorrectos por los gender studies y la politica de inclusion? =p

ala.guerra dijo...

Ama...
me mataste.
Magia, trucos... todos pasamos a ser circos sin trapecios en ocasiones.